En muchas ocasiones nos encontramos delante de nuestro producto y, de repente, nos asaltan las dudas sobre como podemos encontrar la belleza de ello. Queremos que la gente se “enamore” solo con verlo en las redes sociales y que atraiga tanto que acudan a nosotros a comprarlo… Pero tenemos que ser realista, no somos víctimas de la “Pinterest way of life” y, en ocasiones, nuestro “hijo”, ese que hemos creado con tanta ilusión, no es muy fotogénico.

Hoy vamos a repasar en el blog 4 ideas para vender nuestro producto en Instagram aunque sea feo (quien dice feo, dice poco agradecido para fotografiar). Así que vamos a ello.

Posteemos la experiencia, no el producto

Casi siempre nos centramos en el producto y no debemos olvidar que la gente quiere sentirse identificada con lo que transmite, no con el producto frío y sin alma. Es por ello que debemos hablar sobre la experiencia a la que llevará al usuario nuestro trabajo y no las especificaciones técnicas o las cualidades maravillosas que tiene. Recordad, las redes sociales son para emocionar, no para vender. Para vender ya hay otros medios.

Utilicemos las herramientas de Instagram

Cuando colgamos “selfies” en IG, bien que buscamos el filtro que más nos pueda “disimular” las imperfecciones o cuando hacemos una preciosa foto de un paisaje, buscamos el que mejor nos quede a esa puesta de sol. Pues vamos a hacer lo mismo con nuestro producto, busquemos ese filtro que le pueda dar un toque diferente, algo especial que llame la atención de nuestros seguidores y se “enamoren” de él.

 

Utilicemos a nuestros clientes usando el producto

No debemos olvidar nunca que las redes sociales son personas hablando con personas (esta frase no es mía, pero me encanta), y eso en muchas ocasiones a las marcas se les olvida. Una buena manera de darle vida a nuestro producto es mostrar a nuestros propios clientes utilizándolo, disfrutando, divirtiéndose con él. Que mejor manera de llamar la atención.

Haz un vídeo mostrándolo

A veces nos centramos en la imagen fija en Instagram para mostrar algo, pero es mucho más efectivo un vídeo o Stories para mostrar nuestro producto. Será la mejor manera de enseñar sus ventajas, lo bien que le va a ir a quien lo compre, como le va a solucionar la vida, etc., en definitiva, demos vida con un vídeo y nuestro “hijo” crecerá.

Conclusión

Y a modo de resumen te digo qué:

  • Publiquemos regularmente.
  • Echemos un ojo a las marcas afines a la nuestra.
  • Miremos el uso (y usemos), los HT y los comentarios de Instagram.
  • Midamos el alcance que tenemos con nuestra audiencia (quien comparte, quien comenta, a quien le gusta…).
  • Y lee esta entrada de mi amiga Annabel, que te ayudará a llevar tu perfil de Instagram a otro nivel.

Estos son 4 consejos, pero estoy seguro que la imaginación y la ilusión por vender lo que hemos creado nos hará crear nuevas ideas, recuerda que en las redes sociales la imaginación no tiene límites (esta frase si que es mía).

Que no te engañen, ningún producto es feo, simplemente hay que verle la gracia 😉

Deja un comentario